La Vinotinto atajó su tercer penal en las presentes eliminatorias de la CONMEBOL

Dos por Dani Hernández y uno por Wuilker Fariñez

Wuilker Fariñez frustró el intento de Alexis Sánchez de situarse como máximo goleador en solitario de la historia de la selección chilena. Fue en la decimocuarta jornada de las eliminatorias mundialistas de la CONMEBOL, en un encuentro en el que La Roja se impuso a la Vinotinto por 3-1. La ventaja para los chilenos pudo haber sido mayor de no ser por la intervención del arquero venezolano, que atajó un penal en los últimos compases del choque.

Un penal que decretó el uruguayo Andrés Cunha en el minuto 76, tras un derribo en un córner sobre un jugador chileno. Alexis Sánchez fue el jugador que asumió la responsabilidad de ejecutar el lanzamiento en el conjunto local, estando además ante una situación idónea para situarse como máximo goleador en solitario de La Roja. Un hito que sin embargo acabó frustrando Wuilker Fariñez, con una gran intervención. El arquero venezolano adivinó las intenciones del crack chileno, repeliendo su lanzamiento gracias a sus felinos reflejos.

Fue el sexto penal detenido por un arquero en las presentes eliminatorias mundialistas de la CONMEBOL. De esos seis penales atajados por guardametas en la presente fase de clasificación para el Mundial de Rusia 2018, el 50% fueron a cargo de porteros venezolanos. Y es que los porteros de la Vinotinto han conseguido despejar tres de los lanzamientos en contra a los que han tenido que enfrentarse desde el punto fatídico.

Ante Chile, Wuilker Fariñez tomó el relevo de Dani Hernández, que hizo gala de una gran disciplina a la hora de enfrentarse a los lanzamientos desde el punto de penal ante Colombia, en la séptima fecha de las eliminatorias mundialistas de la CONMEBOL. Un duelo en el que el conjunto venezolano sucumbió por 2-0 ante los cafeteros y en el que el hoy guardameta del CD Tenerife tuvo una actuación providencial: no en vano, repelió dos penas máximas en los últimos compases del juego.

La primera de ellas fue en el minuto 81, corriendo a cargo de Carlos Bacca. Ante el artillero del AC Milan, Dani Hernández no falló, adivinando la trayectoria del balón. Así, abortó el intento de anotar del delantero colombiano. No sería la única pena máxima a la que se tuvo que enfrentar en aquel duelo. Posteriormente, en el minuto 94, volvió a interponerse en el camino de los jugadores colombianos: James Rodríguez fue el ejecutor del lanzamiento, que fue mansamente blocado por el arquero de la Vinotinto.

Gráfica: elheraldo.com

@diegombelmonte

Loading Facebook Comments ...